¿CÓMO PONER LÍMITES?

¿CÓMO PONER LÍMITES?

Hay una frase que escuchamos muy a menudo y que la gente repite constantemente “tienes que poner límites”. Te hacen creer que haciendo esto los demás te van a respetar y van a dejar de abusar de ti. Pero, ¿si una persona hasta ahora no ha podido poner límites creéis que esto le funcionará?. Lo más probable es que no. La dificultad a la hora de poner límites se debe a varios factores. Por regla general, estas personas son bondadosas, altruistas, tranquilas, pasivas y evitan los conflictos y los problemas a toda costa. Lo curioso aquí es que ¡son las personas que más problemas se buscan! Cuando se relacionan con personas abusivas, irracionales, prepotentes, irrespetuosas esto no va a ser una buena combinación.

Alguien que tiene muchas dificultades en establecer límites es muy complicado que de la noche a la mañana se convierta en alguien muy asertivo. Debemos de tener cuidado con los consejos que damos o escuchamos (en el caso de que seamos nosotras mismas las que tenemos esta dificultad), ya que nuestras inseguridades se van a acentuar. Es necesario un buen entrenamiento para conseguir una actitud radical y enérgica que informe al otro de que “yo no me dejo”.

¿CUáleS SON LOS FACTORES QUE NO PERMITEN PONER LÍMITES?

  • Las creencias del estilo “hay que tratar bien a los demás”, “debo ser comprensivo con todo el mundo”, “tengo que ponerme en el lugar de los otros” Y puede decir que no estoy para nada en contra de estas ideas, pero si deben de modificarse cuando eres excesivamente cordial y cuando das demasiado, porque esto es un error para que te respeten.
  • La reacción del otro. La persona a la que quieras poner límites, generalmente será alguien que no se ha portado bien contigo por lo que va a reaccionar muy mal. Mal acostumbraste a esa persona a que te podía tratar así, y va a interpretar esta acción como un acto de rebeldía. Te dirán que si has perdido la cabeza o que tu conducta es totalmente absurda e inadecuada. Este hecho te va a sorprender porque no era la reacción que esperabas. Por otro lado, los abusos y/o las agresiones se van a intensificar y esto va a provocar que vuelvas a las conductas pasivas para evitar mayor conflicto. Sin embargo, haciendo esto el problema solo va aumentar porque la persona con la que interactuabas va a querer vengarse de ti por haberte “saltado las normas” y se comportará peor aún contigo.

¿QUÉ ES LO QUE SI PUEDE FUNCIONAR?

Por donde realmente debes comenzar es por ponerte límites a ti, no al otro. Y pensarás “¿de qué estás hablando?, ¿cómo es esto?” Lo entiendo. Eres una persona muy generosa y no sabes decir que no, te gusta transmitir una imagen de buena persona. Vamos a poner un ejemplo: si una amiga te pide 100€ prestados y no quieres dejárselos porque tenías pensado ir a la peluquería. Esta amiga te empieza a presionar, a manipular contándote una historia muy triste. Ya estás apunto de abrir tu cartera para dárselos pero piensas en las ganas que tenías de ir a la peluquería. Mi consejo es que en lugar de darle los 100€ íntegros, le digas “de momento solo tengo disponibles 20€, ojalá te puedan servir y deseo de todo corazón que puedas resolver tu situación”. En este caso, habrás cedido, pero solo parcialmente, te pusiste límite a ti y te quedaste con 80€, pero no sin nada.

Es fundamental que recapacites y pienses si realmente te ha funcionado el ser demasiado buena persona. Con esto no quiero decir que ahora te conviertas en alguien agresivo, simplemente que es necesario que te pongas en primer lugar y esto es el sano egoísmo. Cuidar de ti en primer lugar no implica hacerlo a costa de los demás y tu primera obligación en la vida es cuidar de ti misma.

Para concluir, si sientes que estás en una situación donde los demás abusan de ti, no te tienen en cuenta y a más das más te exigen es necesario revisar tus creencias, estás dando demasiado, y por tanto, mal acostumbrando a los demás. Revisa cuál es la manera que tienes de relacionarte con las otras personas y si la compasión y la generosidad desmesurada son un método efectivo para hacerlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: