¿CÓMO IDENTIFICAR QUE ESTAMOS CON UNA PERSONA TÓXICA?

¿CÓMO IDENTIFICAR QUE ESTAMOS CON UNA PERSONA TÓXICA?

Las relaciones con gente tóxica se han convertido en un fenómeno muy habitual en nuestra sociedad. Sin embargo, este hecho es totalmente innecesario, pero muy presente en la mayoría de nosotros.  

Este tipo de personas cada vez evolucionan más sus artimañas para hacernos sentir desgraciadas fortaleciendo así su confianza y combatir sus inseguridades (temporalmente, por supuesto) Necesitan el dolor ajeno para autoafirmarse, ya que no saben hacerlo de otra manera. 

La realidad es que hay un número considerable de personas tóxicas, por ello es importante estar atentos y aprender a identificarles. Una buena manera de hacerlo y muy fiable es a través de lo que te hacen sentir tanto nivel corporal (porque nuestro cuerpo también habla) como a nivel mental. 

Antes de empezar, es importante tener claro que para poder interpretar estas señales internas es necesario tener un nivel de seguridad en ti misma elevado, para evitar la confusión entre la emoción y la razón. En estos casos la razón más que ayudarnos va a confundirnos porque intentará buscarle la lógica a todo y si no la encuentra nos enviará a preguntarle a los demás, cuando lo que realmente importa aquí es lo que sientes tú.  

En cambio, si eres una persona feliz y plena, no tendrás ningún problema en identificar que estas cerca de alguien tóxico, puesto que va a desequilibrar tu armonía y te va a hacer sentir en el fondo de tu ser que “algo no va bien” 

SÍNTOMAS DE QUE ESTÁS CERCA DE UNA PERSONA TÓXICA 

Estamos de acuerdo en que cada persona es única, por eso en este artículo hemos recopilado los síntomas más frecuentes que me he encontrado en mi trayectoria profesional como psicóloga.  

  • Sentimientos de culpa a la hora de poner límites. Este tipo de personas lo que busca sin descanso es transgredir tus límites una y otra vez. En caso de no conseguirlo, intentarán hacerte sentir culpable enviándote uno de los mensajes más dañinos que existen “tú no tienes derecho a poner límites”. Mucho cuidado aquí, todos tenemos derecho a poner nuestros límites personales y no sentirnos culpables por ello. Puedes ahorrarte mucho sufrimiento, si te mantienes firme e impasible en lo que respecta a tus límites, las personas tóxicas huyen de quienes no pueden manipular. 
  • Pérdida de energía. Esta sensación es totalmente física y fácil de identificar. Cada vez que te reúnes con esa persona, antes de verla estabas bien pero cuando te despides de ella estás realmente agotada.  
  • Ansiedad. Cada vez que piensas en esa persona o cada vez que la ves te sientes ansiosa y tu cuerpo se pone tenso. Es posible incluso que hayas empezado a tener dolores musculares y/o sarpullidos en los casos más graves. Tu cuerpo no te miente y te está alertando de que debes marcharte de allí.  
  • Tristeza y negatividad. Si tu personalidad era afable, positiva y alegre y desde hace un tiempo sientes que no te reconoces porque el pesimismo y la pena se han apoderado de ti, por favor pon una bandera roja.  
  • Confusión. Necesidad de entender por qué esta persona se comporta así contigo o si el maltrato es más sutil por qué esta persona te hace sentir mal si realmente no te esta “haciendo nada malo”. 

Para ayudarte a entenderte mejor…

Plantéate dos preguntas en un momento de calma y en el que estés sola.

  1. ¿Qué estaba pensando justo antes de que me doliese la espalda/me pusiese ansiosa/triste…?  
  1. ¿Qué me quiere decir mi cuerpo con esta ansiedad/dolor/negatividad…? 

Si puedes escribir ambas preguntas y las respuestas sería lo ideal. Es importante que se empiecen a poner palabras a lo que está ocurriendo para así ir ganando cada vez más claridad ante esta situación y poder poner remedio.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: