INSEGURIDADES A LA HORA DE EMPRENDER Y CÓMO AFRONTARLAS

inseguridades emprender

La inseguridad es ese miedo que nos paraliza, esa falta de confianza en nosotras mismas que muchas veces obstaculiza y que realmente hace que no creamos en nosotras. 

Hay varias inseguridades que son comunes a la hora de emprender o de iniciarse en una nueva actividad fuera de nuestra zona de confort. Es más bien una vocecita que resuena en tu cabeza y te atormenta… Esa vez interior te puede decir:

  • Pero si yo no soy nadie y tampoco tengo experiencia ¿cómo voy a hacer algo ahora por mi cuenta? 

La experiencia es importante sí, pero las ganas lo son aún más así que deja ese miedo a tus espaldas y comienza a formarte en los puntos que desconozcas para que esta inseguridad no pueda ganarte. Recuerda también que ponerte a hacerlo es la mejor forma de aprender y de ganar experiencia. No pasa nada si te equivocas en algún momento porque aprenderás y lograrás la experiencia que necesitas poco a poco.

  • Seguro que fracaso… Ya hay muchos negocios y mucha competencia. Yo no soy mejor que ellos.

El miedo al fracaso siempre va a existir, ya sea en un negocio, en una relación… Pero no pasa nada porque algo no salga bien, el fracaso es otro punto de aprendizaje y a todos nos ha tocado de cerca en algún momento. Quizá no en un negocio, pero sí en un proyecto. El fracaso te hace más fuerte y piensa que siempre es mejor fracasar que quedarse con ese “y si…”

  • Si no sale como espero, ¿qué van a pensar de mí? ¿Qué dirá mi familia?

Primero: no emprendes para hacer feliz a tu familia, lo haces para ser feliz tú, para hacer algo que te guste. Así que quítate inmediatamente esa idea de la cabeza. Segundo: si alguien te juzga porque algo no ha salido como esperabas y no te alaba por la valentía que has tenido al intentarlo, entonces ya sabes que la opinión de esa persona no vale nada.

  • No voy a tener tiempo para mí… No voy a poder aguantar todos los compromisos, todas las presiones…

Es cierto, cuando emprendes empiezas a tener compromisos con socios, proveedores, clientes… El tiempo puede escasear, pero es una cuestión de compromiso con una misma y de saber organizarse. Si de verdad quieres emprender, el tiempo no es un obstáculo 😉

  • No se me da bien vender… ¿Quién va a querer ser cliente mío?

¿No sabes vender? Entonces solo explica lo que haces a qué te dedicas y hazlo con tanta pasión como la que te dio fuerzas para emprender. Hay muchos tipos de venta y eso no quiere decir que tengas que estar llamando puerta por puerta, solo que sepas comunicar desde la transparencia y desde los valores que quieras transmitir. No necesitas vender, recuerda, necesitas comunicar siendo tú misma.

Cualquier otra voz que resuene en tu cabeza puedes escribirnos para que te ayudemos a resolverlo, pero es importante que sepas que el mundo del emprendimiento, aunque parece maravilloso, lleva muy esfuerzo detrás y hay que ser realista:

  • No siempre tendrás energía y quizá muchas veces quieras dejarlo, si de verdad crees que te puede hacer feliz ¡no desistas! La pasión es fundamental, pero recuerda que es normal tener algún bajón emocional o a nivel enérgico
  • No le puedes gustar a todos, pero esto no debería ser un problema. Quédate solo con quien te valore a nivel personal y profesional.
  • Acabas de emprender y consideras competencia a los gigantes de la industria, quizá pueda ser tu visión, pero al inicio es importante saber que no compites con ellos sino con otros pequeños negocios como el tuyo. 
  • Si has emprendido sola, no te preocupes, no estarás sola todo el rato ni te sentirás sola pues tratarás con otras personas de forma constante

Aquí algunos consejos que esperamos te sirvan de utilidad 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: