Verde que te quiero verde… ¿qué ocurre cuando alguien siente envidia?

sentir envidia

¿Crees que alguien te envidia? O incluso ¿la has sentido tú alguna vez? La envidia es un sentimiento universal e infantil que surge cuando nos comparamos con alguien que consideramos que está a nuestro nivel y que es o posee algo que nosotros no.

A menudo, consideramos que estos sentimientos que otras personas puedan tener por nosotras nos afectan y pasan a formar parte de nuestras responsabilidades. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

¿Cómo puedo gestionar que alguien me envidie?

Cuando alguien nos envidia siente un profundo complejo de inferioridad con respecto a nosotras y querrán desvalorizarnos con críticas, comentarios, gestos incluso insultos para apaciguar su malestar y bajarnos del pedestal en el que inconscientemente nos ha situado. Por eso, queremos darte 4 tips para sobrellevar esta situación de la mejor manera posible.

  1. La envidia que otra persona sienta hacia ti, no es tu responsabilidad. Si te fijas bien que otra persona sienta envidia hacia nosotras no tiene por qué afectarnos. Todo lo malo que nos desee esa persona lo está atrayendo a su propia vida. “Lo que siento por dentro lo exteriorizo hacia fuera”. La envidia es una emoción tóxica que acaba envenenando a quién la tiene en su interior, con lo que es muy probable que si no es capaz de dominarla le acabe dominando a él.
  2. Lo que atiendes se expande. Como la diseñadora de tu propia vida que eres, lo que te pase solo depende de una cosa, de ti. Así que, es hora de prestar atención a lo que es verdaderamente importante. “Céntrate y concéntrate” sin perder de vista tus metas, tus deseos y tu propósito en la vida. Enfocarte en la envidia del otro, te robará tu valiosa energía y le estarás dando un lugar a algo que no lo merece.
  3. Perdonar y entender desde la compasión. La persona que envidia siente inseguridades y percibe al otro como una amenaza. Debemos entender que no tiene otra manera más adecuada de gestionar sus emociones y que aun que no la compartes, no le juzgas ni tampoco te dejas afectar por ello.
  4. No dejes de brillar por no incomodar a otras personas. Eres responsable de dar a conocer al mundo la mejor versión de ti misma. Siéntete orgullosa de tus talentos y no los escondas. Cómo perciban los demás esta grandeza que existe en ti es responsabilidad suya, se escapa de tu control. Pueden tomarte como inspiración o referente y así sentir admiración o tacharte de egocéntrica, narcisista y sentir envidia. Sin embargo, eso no depende de ti. No es necesario presumir, se trata de ser natural y brillar con luz propia. Permítete avanzar independientemente del proceso que sigan los demás, tú debes seguir con el tuyo.

Y recuerda en el fondo, no deberías enfadarte con una persona que te envidia, porque al fin y al cabo se trata de un admirador secreto. Por tanto, podemos verlos como señalizaciones que nos están indicando que vamos por buen camino. ¡Sigue así! 💗

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: